Seguridad & Accesibilidad

Tamaño letra:

logo seguridad turistica

 El primer impulso que tiene un individuo es una necesidad o privación percibida que se transforma en un deseo al comunicar sus necesidades y que lleva a elaborar en el caso de la actividad turística, un producto turístico o recreativo que le permita satisfacer esa necesidad. Las principales necesidades del visitante conscientes e inconscientes en la elección de un destino son la originalidad de la oferta, la calidad donde la accesibilidad es intrínseca a ésta, el precio y la seguridad.

Entendemos por seguridad turística la protección de la vida, de la salud, de la integridad física, psicológica y económica de los visitantes, prestadores de servicios y miembros de las comunidades receptoras.

En el caso particular de las necesidades personales de seguridad hemos dicho en un estudio previo de las motivaciones de la demanda que:

 

"... el ser humano tiende, en líneas generales, a evitar situaciones que pongan en peligro su existencia. Ahora bien, el modo en que cada uno juzga lo que considera un riesgo o lo que es garantía de seguridad es el elemento variable, como lo es también la sensación asociada a cada uno de éstos: el riesgo puede ser estimulante para algunos e inhibidor para otros, lo mismo que la máxima seguridad. Dejar librado al azar algún aspecto del viaje puede causar mucha angustia en ciertos sujetos y un gran placer en otros1.

En el caso de las personas con capacidades restringidas la accesibilidad es uno de los elementos variable que juega un papel fundamental en garantizar la seguridad,  entendiendo que es una de las pautas estadísticamente dominantes de valoración del hombre durante el desarrollo de la actividad turística.

Las personas con capacidades restringidas requieren particularmente mayor seguridad en el desplazamiento, ya sea durante su tiempo productivo o su tiempo libre. Sin lugar a dudas ese desplazamiento deberá ser accesible, tratando de evitar distintas situaciones de conflicto en el espacio turístico, que podemos agrupar en:

  • Los espacios verdes (plazas y parques), la estructura urbana (obras de saneamiento, cruces peatonales y vehiculares, etc.), el mobiliario urbano (laminarías, bebederos, bancos, etc.).
  • Los edificios, en los que podemos destacar los destinados al alojamiento hotelero y extrahotelero, las instalaciones para gastronomía (bares, confiterías y restaurantes), y las instalaciones para el desarrollo de actividades culturales como museos y salas de espectáculos.
  • Las instalaciones para actividades científicas (congresos y convenciones) se suman a las instalaciones para el desarrollo de actividades recreativas o deportivas, como estadios y sus espacios complementarios (vestuarios, gimnasios, etc.). Estos son los ejemplos más significativos de este segmento.
  • El desarrollo de actividades lúdicas en áreas naturales (montañas, playas y ríos) y en áreas urbanas (zoológicos, casinos y discotecas) impiden por su conformación el acceso a estos atractivos.
  • El transporte también presenta situaciones de conflicto en el caso de terminales, accesos y áreas de estacionamiento, junto con los medios específicos de transporte aéreo, marítimo, terrestre y fluvial.
  • La falta de información para el libre desplazamiento en un destino.
(1) GRÜNEWALD LUIS - DI SANTO SILVIA. 1997 Publicación técnica: "DEMANDA TURÍSTICA", Documentos de Turismo N* 1. UNIVERSIDAD DEL SALVADOR / SECRETARIA DE TURISMO DE LA NACIÓN. Página 10.